martes, 2 de octubre de 2007

Autos "robados" de los estacionamientos de Tigre

Por Pepe Ciccola

Y otra vez cuento la historia, ya no se cuantas van... pero resulta que el 21 de febrero de 1981 se me ocurrió sacar las llaves del auto de la familia para “dar unas vueltas con los pibes”. Éramos cuatro en el Taunus naranja C825133. Estaba hermoso. ¡Hasta ese día!

Si recuerdo bien, me acompañaban Magoo, Kudo y otro mas (mil perdones, pero no puedo recordar el nombre, era Rúben? ¡ayudame Dany!).


Todo iba de maravillas porque sabía dónde guardaba las llaves de repuesto mi viejo, así qué allá fuimos. Nada del otro mundo, salimos bien (incluso hasta nos abrieron el portón). No hubo dramas en el trayecto en sí, hice dos cuadras derecho y luego a la izquierda, para cruzar el puente, y agarrar 25 de mayo, la que corría paralela al rio. Hasta ahí, medianamente potable.


En el puente siguiente, Santa María de las Conchas, tomé a la derecha, cómo para volver. Ahí empezó a complicarse la historieta. Me agarró el primer semáforo, tenía un 60 atrás y se me paró el motor. Los que estaban adentro, los nombrados, gesticulando, y dale bolu... a los gritos. El bondiero empezó a tocar bocina, una delicia para mis nervios.


Arranqué, el colectivero seguía tocando bocina, unos metros más adelante... sí, sí, se paró de nuevo. La gente del barrio miraba riéndose, ¡claro eran casi todos conocidos! Minitas con polleras de tenis, varones, y gente de todas las edades que hacían compras para el almuerzo. ¿Cómo pasar desapercibido?... para peor, con un auto naranja y enorme como era ese Taunus.

No recuerdo algunas calles, pero yendo por Santa María doblé en la del puente colgante. Por dos cuadras todo bien, pero nadie me dijo que la esquina que daba justo al portón estaba llena de agua. Y bueno, quise, juro que quise, frenar y el cochecito salió patinando hacia la derecha y no fue mi culpa que hubiese un auto estacionado.

En resumen, el motor del Taunus vino a visitarnos a la cabina. Kudo cabeceó el asiento delantero y Magoo puso los brazos para no comerse el parabrisas. Empezó a salir humo del radiador, que para esos momentos estaba en la mitad del capote. Y ahora qué? había que salir lo más rápido posible de ahi... los vecinos salieron a la calle con el estruendo. Algunos hijos de p#%@ se reían, otros se agarraban la cabeza, y yo no sabía porque. Ahi mismo puse marcha atrás y cuando pude acomodarlo en la calle, enfilé para el portón del club.

Creo que nunca hubo tanta gente en ese portón.

Uno de los muchachos de maestranza lo abrió cagándose de la risa. Entramos, y creo aún hoy que esa fue la vez que mejor estacioné en mi vida. Por supuesto de trompa hacia fuera, hacia el alambrado, para que no lo vean. Al pedo, para esos momentos, TODOS, y digo TODOS, entiéndase TODOS, absolutamente TODOS, sabían los hechos.


Mis compañeritos rajaron, que ni se les veían las patas. Y yo, el único responsable, me fui a la pileta. Por supuesto, a esconderme del Norman Bates de mi viejo, que andaba buscándome por todos lados con la cuchilla del asado. Atrás, mi vieja, pobre santa, corriéndolo con el inolvidable “Para Roberto!!!” En la reja de la pileta apareció Miguel Barceló. ¡Qué raro, sabía dónde estaba! Me llamó y me dijo: “Quédate conmigo porque tu viejo te está buscando y te va a matar. ¿Qué hiciste?”. El chambón seguía con la negación: “¿Yo, nada?... ¡Qué bolú...! Me protegió de la tempestad transformada en persona: Roberto Pedro Ciccola... quería matarme el viejo, pero en serio, literalmente, hasta que el ¡para Roberto! surtió sus efectos y aminoró la BRONCA.

Por supuesto que tuve que evaporarme de mi casa por unos meses. Entrar y salir de ella cuando papá no estaba o dormía la siesta, porque en aquellos tiempos aún laburaba allá en Parque Patricios, al lado de la cancha del globito. Tardó en disiparse la calentura porque los “amiguitos” del trabajo lo verdugueaban, diciéndole que yo iba a ir a buscarlo. Unos TURROS totales. No solo los compañeros de laburo, sino los del club también lo gastaban. En especial Macoco Martínez (hoy digo que es un tipo bárbaro, pero allá por el ’81 lo quería matar, "mira éste viejo de mier&@") que lo hacía engranar... cosa que al viejo no le costaba nada hacer.

Obviamente no voy a contar los boleos en el toor que me comi por dos meses... en fin, eso es todo lo que recuerdo del infame incidente del Taunus.

Un abrazo!

Pepe

pd: en la foto familiar, estoy con Gonzalo y Graciela.

39 comentarios:

Anónimo dijo...

Te entiendo perfectamente pues tambien tuve una experiencia similar, con el auto de mi viejo!!!!!! pero no de ese calibre en lo referido a la exposicion mediatica del asunto!!!!
muy buen y muy representativa de esa edad para todas le generaciones

un abrazo
gustavo 3739 novo

MARCAS EN LA PIEL dijo...

ESPECTACULAR EL RELATOOOOOOOOOO!!!!
JAJAAAAAAAAAJAAAAAAAAAAJAAAAAA

Néstor Villamil dijo...

Espectacular el relato, muy buena la historia.
Marcas en la piel:
Por favor escribime a mi correo nestorvillamil@yahoo.com.ar
Te mando un abrazo.
Néstor

felipe dijo...

Pepe:

Si andas por mi casa avisame asi no piso la calle.

Perro:

¿ Te dije que te quiero?

bea dijo...

Néstor tu mujer duerme?

Le estás dando tu dir A TODAS LAS MUJERES!!!

Che, los gallegos nos pasaron el paño con las fotos con musiquita, así no vale, cuánta tecnología ya tienen incorporada!
Pero la máquina no es buena, fijate que salieron más gordos que nosotros, ellos más jóvenes, pero nosotros más lindos.JUÁ!JUÁ! me van a matar con los comentarios
besitos

bea dijo...

Aunque se repita, la anécdota va tomando colores diversos con el tiempo y siempre es grato contarla y escucharla. Me gustaría saber ¡qué te dijo tu papá!, cuando te encontró, porque en algún momento tuvo que toparse con vos; cómo te habló? hubo castigos? Esa época era muyyyy educativa, se pasaba del sopapo al beso con una rapidez increíble.
Coincido con las chicas, EXCELENTE RELATO
Cariños

esteban bernasconi dijo...

Pepe, esta historia la habia escuchado, pero nunca con tanto detalle. Muy buena, y ojo con tu hijo que puede llevar ese instinto en la sangre - esconde bien las llaves!!!

Me imagino que tu viejo como castigo (como minimo) te habra prohibido ir a ver a QUEEN, que tocaba el fin de semana siguiente...

Anónimo dijo...

de Birmajer

Durante años, mis dos hermanos, Daniel y Eduardo (Pachuli) y yo, commentamos esta anècdota como una leyenda, es decir, sin detalles concretos; y durante muchos años más aguardé que alguna vez me fuera relatada en forma precisa. Hoy recibo este regalo único. No puedo pedir más. Gracias, Pepe. Te confieso que yo aprendí a manejar a los 40 años, y que en el examen casi atropello al que me alquiló el auto. De mi peligrosidad al volante, puede dar fe Magoo Bernasconi. De modo que lo ùnico que me queda para decir es que narraste la anècdota como un verdadero crack. Muchas gracias. Birmajer.

Anónimo dijo...

Pepe: gran relato! Ese taunus era un "fierro caliente"... bajito, pistero, le faltaban las llamaradas en los laterales!
Estos modelos traían de fábrica un sistema para cuando pasabas los 100 km/h, que por ahí vos no conocías: A.P.T (abrí la puerta y tirate)
Como Felipe,el 27 voy a dejar mi autito por el Tigre Hotel y me tomo un bondi hasta el Club. Digo, por si vos querés llegar con tu auto hasta el portón de entrada!!
Un gran abrazo!
M.Bogado.

Anónimo dijo...

Pepe:

Soy una de las LLano y te recuerdo un excelente jugador de voley.

Dale por ahi, que todos querian verte rematar en las canchas de al lado del puente.

Todos podemos tener algun defecto, dale para adelante.

Gaby- clase gloriosa 69

Marcela Albanese dijo...

PEPEEEEEEEE!!! qué impresionante! me morí con tu relato y me imagino la calentura de tu viejo y encima tener que bancarse el gaste.

Ahora, en otro orden de cosas, vieron la capacidad de "asociación libre" que tiene EB????? Asociar el relato de Pepe con la venida de Queen!! qué maestro!

saludos!

Anónimo dijo...

de Birmajer

Ahora yo tambièn me acuerdo de que Pepe era un maestro al volley. Gracias a la LLano por ese recuerdo. Pero que melancolìa que me agarra, por Dios... Un abrazo para todos. Monito Blanco.
Birmajer.

Anónimo dijo...

"MELANCOLIFATE", BIRMAJER

ya estoy leyendo el nuevo cuento...

CÓMO LOS QUIERO!!!!, y pensar que a veces, me daban ganas de rebolearlos al arroyito...

Hablan del QUEEN...del QUEEN, QUEEN, que yo escuchaba?
SEGURO, QUE NO LO DEJÓ IR A ESCUCHARLO... Y AÚN NO SE HABÍA ENTERADO...que cantaba tan lindo
EPAAA!

bea

Anónimo dijo...

vamos por parte. felipe? paso todos los días por tu casa. vivimos a seis cuadras. no olvides QUE SÉ DÓNDE GUARDAS EL AUTO, Je!!

Bea: Mi viejo, no hablaba conmigo, cuando me encontró, hablaba con Miguel que me tenía abrazado y a sus espaldas. Castigos, of course, pero nada más allá de lo normal. Solo no nos cruzabamos mientras estuviésemos bajo el mismo techo. Piñas al aire, siempre existieron, aunque ahora duelan los recuerdos.

Anónimo dijo...

Esteban, penitencias, castigos, o llamlos como quieras, hubieron y durante muchos meses. Pero Queen, NO.Fuí al recital; pero creo que era ese mismo fin de semana, ahora me pusiste la duda.
Pero fuí con kudo. sacamos popular y nos colamos a la platea.
Me dejaste pensando en la fecha del recital.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Marcelo, hacete ésta figura sobre el momento preciso en que mi viejo se enteró y comenzó a buscarme:
(Si viste la película ELJINETE SIN CABEZA)Don Roberto tenía asegurado el papél del Jinete;mi vieja, la enamorada, que le robó la cabeza y yo, el que hace guardia en el puente, a la entrada del pueblo.
Un cuadro, espeluznante!!! Je, Je!!

Anónimo dijo...

gaby, no hace falta aclarar apellido. con solo ver ver cómo firman "GLl" vienen recuerdos de ese grupito chiquito (que eran ustedes)cuando llegaban al fondo transportando todo para pasar el fin de semana.Canastos, bolsos,bolsas...etc. Saludos.Te mando un beso grande.
PePe

Anónimo dijo...

marcela, los gastes?, DURÍIISIMO!!!!al prinípio, luego, no le quedó otra que aguantar.
En en laburo, fueron tres largos meses; hasta el de seguridad lo cargaba... los del club, siguieron hasta los últimos tiempos.
Dejé comentario, hace tiempo, al pié de un imagen del equipo de futbol de ALE. lo viste? saludos a la distancia. Bso. PePe.

Anónimo dijo...

Señor Bogado, puede ir tranquilo hasta el estacionamiento del club. Lo mismo va para el Señor Felipe. Pero ustedes no saben que mi laburo de fin de semana es el de estacionar autos???
Nos veremos el 27?

Anónimo dijo...

Pepe Maravilooosssoo lo suyo...esto sacude la neurona renga y salen nuevos recuerdos a relucir...ese cuarteto dando vueltas por el club:Ruben, Dany Bahh Kudo, Oscar y vos...me rio de solo imaginarlos, Que personajes!!
Va mi mail y charlamo un yatito, ehh
Cris Ll.(llanocristina@hotmail.com)

Fda dijo...

Pepe me morí de la risa con tu cuento, lo pude ver, ahora contanos el sermón de Barceló..... Un beso.

Fer.

un sobreviviente dijo...

Pepe,

agrego un detalle que se te paso por alto: el auto que estaba estacionado era propiedad de un alto funcionario de la empresa que ahora no recuerdo el apellido, y si mal no recuerdo, en el taunnus ibamos vos, kudo, gabriela mattioni y yo.
un fuerte abrazo,
magoo
PD: si te sirve de consuleo, NO SABES COMO MANEJA MONITO!!!!

Vero dijo...

Pepe:
me acuerdo del hecho que fue comentario de todo el club ese fin de emana.....¡NO SABÉS LO QUE HIZO PEPE CÍCOLA!!!!!!!!
TAMBIÉN RECUERDO QUE TE PASABAS LAS TARDES JUGANDO AL VOLEY CON LOS QUE NO SE ANOTABAN......
Te mando un beso enorme

Anónimo dijo...

Doy fé,la historia es tal cual la cuenta Pepe, lo que dice Magoo de que la cuarta integrante era Gaby Mattioni me parece que sí, que tiene razón, y lo de el recital de Queen es así, teníamos populares y nos colamos a la platea, nos subimos al techo del baño, pasamos por una parecita de 15 centimetros de ancho y de tres metros de altura que yó no me animé a pasarla caminando así que la crucé sentado a caballito, lo que me llevó como 10 minutos, si nos caíamos, nos rompiamos las piernas o nos agarraban los de vigilancia que estaban abajo y entonces vimos el recital desde la platea.
Daniel "Kudo" Peralta

El Huevo Pomesano dijo...

Peeeeeeeeeeeeepe, que historia men, me acuerdo de ese quilombo, encima lo pude leer de noche y me cagaba de la risa solo, desperté a mi mujer y se me pudrió el rancho, vamos a tener que darles mas bola a los de "AFUERA", por otro lado, entre lo tuyo y lo que viví con Felipe, cuando le afanabamos el auto a la vieja y manguereabamos los Falcon del garage donde el guardaba el auto, yo haciendo de campana y la llave de Felipe del auto abría todos los tanques de nafta, que noches nos pasamos con el maestro (SABES QUE TE QUIERO UN MONTON FELI) una noche, creo que entramos 8 dentro, Felipe, Magoo, Tonina, El negro Luna, Gus Maniera, yo y no me acuerdo de los demas, nos fuimos por panamericana rumbo al Club y vimos una mina tirada en medio de la panam, tuvimos que esconder a gustavo para que no se viera que eramos muchos y nos cagamos tanto que se terminó la joda y nos volvimos, pero la del Taunus Naranja las supero a todas.
Te mando un gran abrazo.
El Huevo.

Anónimo dijo...

Felipe:
además de ser el Dr.Menguele de las ranas y sapos del Club, también te gustaba armar asociaciones ilícitas para sustraer combustibles? Podemos agregar alguna otra perlita al prontuario???
Sdos
Martín

Anónimo dijo...

MUY BUENO EL RELATO MAN,
la verdad me quede riendo solos aca con mi vieja 5 minutos
jejejejejeejejejejejeejejejejejejejeejejjeejejejejeeejejejejjeejjejjee muy bueno
pachanga

Anónimo dijo...

Sergio, vos decís que Gabriela era el 4to integrante en la cabina del bólido anaranjado? Creo que NO! No había mujeres, éramos 4 chabones... no sé, lo bloqueé...pero seguro que NO había chicas.
Respecto a lo otro, esteééééé.... sí era funcionario, no recuerdo si de gas o de la Caja?; pero era funcionario.SHhhhh!close your mouth

Anónimo dijo...

Sergio Huevo Pomesano, agradezco tus comentarios. Éstos hijos de... me gastan a mí, incluso hoy, pero todos tenemos un muerto en el placard!viste cómo es?sobre todo Felipe, que se la tira de cocinero y no sabe encender un fósforo, JeJe! cómo se va a calentar, qué lindo.
abrazo a la distancia.
PePe
Pd.: Hermosa familia, felicitaciones, de corazón!!!

Anónimo dijo...

Fer: estoy seguro qué hubo un Señor Sermón por parte de Miguel, pero sinceramente, con el sogaca que le tenía a mi viejo con la cuchilla, creo que me metí en los calzoncillos de Miguel, para que no pasara nada... despúes no me acuerdo más... sorry
PePe

Anónimo dijo...

Pepe, Gabriela iba con ustedes en el auto. Todavía me acuerdo de su cara cuando vino a contarme lo que pasó.Un beso
Susi Crespo

FELIPE dijo...

QUIERO ACLARAR Y DECLARAR


Respecto de la substracción de combustible:

-Huevo ortiva botón (azo)

-Que Martín no se asuste, pues fué complice en alguna oportunidad.

-Aclaro que no se debió a una patologia cleptomana. Solo que el garca de Alfonsín aumentaba la nafta todas las semanas.

HUEVO ALCAHUETE!!!!!!

Anónimo dijo...

GRACIAS SUSI!!!
Sinceramente tengo, tenía bloqueado al 4to.pasajero.absolutamente convencido que era otro varón; es más, plenamente seguro que era Rúben Casuscelli. Gracias por el dato.
Gracias a todos por participar con sus comentarios, aunque tenga dudas sobre identidades de:PACHANGA y Vero. No sé ortiven y firmen y aaún faltan muchos que me gustaría que aparezcan.
De nuevo gracias a todos.

PePe Ciccola dijo...

Fernando Maniera? quiero comunicarme contigo.jlciccola@datafull.com
PePe.

Anónimo dijo...

Pepe, no conocía la historia, pero la contaste con tal nivel de detalle que es como si hubiera estado ahi con Uds.
Beto

PePe Ciccola dijo...

bETO, agradezco tu comentario. Gracias!!!
Pero no recuerdo quién sos?
abrazos
PePe.

CANDELARIA dijo...

Como hago para poder subir las fotos al blog?

Anónimo dijo...

efsfsdfs

Anónimo dijo...

SIIII es verdad esta nota, a mi suegro le robaron su fiat 600 negro , la verdad que una lastima que pasen estas cosas.